zapafoto

 

 

 

 

zapatitulo

 

 

 

Es espesa la bruma que me aleja de mí voluntad, quiero levantarme “más no puedo” es la sinrazón, vacío que tengo el que me empuja a estar arrodillada contemplando el arco iris que me atrapa, me ahoga, me destruye y me enajena. Salir de este escondrijo se me hace una eternidad, siempre lo intento y una luz interior me dice “espera” saldrás cuando llegues al final de tus fuerzas, cuando todo te apague, entonces renacerás de las cenizas, ya has pasado por esto otras veces y siempre ha sido igual, tocar  fondo y cuando todo lo creas perdido renacerás  limpia y completa porque la supervivencia prevalecerá por encima de tu inconsciencia de estar atrapada.
Algunas veces sueño con un  espejismo horrendo, “algo” se tapa detrás de las cortinas rojas, es la sangre que brota de mis entrañas y se derrama  a cada intento de escapada, capote de esencia absoluta enmarcado en oro, plaza desierta de triunfo, cobardía  que se ensaña en el anillo con fecha incrustada, miro un termómetro y veo que no hace frío estamos en pleno verano, afuera todo reluce en su máximo esplendor lo que siento es un escalofrió interno…Ya se acerca el renacer, lo percibo, lo palpo, lo intento… El espejismo sigue atormentándome en un libro de arras, está inscrito, serás obediente, hacendosa, buena esposa y madre…Tú persona no cuenta nada, porque no eres libre, saliste de la costillas de Adán le perteneces, eres parte de él, si te atreves a negar este ritual, te enfrentaras a toda la sociedad serás mal mirada, serás legada a la nada… Todo la humanidad sabe, que sin un hombre no te puedes valer por ti misma, no piensas, eres nula legalmente, físicamente e intelectualmente, aunque yo no me resigno a no ser, a no existir, he de luchar por mí existencia y llevar la insignia de mi propia bandera.
Me pregunto el porqué de tantos años perdidos y llego a la conclusión de que fuimos los dos, él y yo…Nosotros creamos este micro clima incierto para mí y nunca para él, yo cooperé para ello ya que fue mi aceptación a ese maldito “amor”, la que validó el casamiento, dándole permiso casi sin saberlo, para que me manejase a su antojo, él de estirpe usurera en sentimientos y residente en la estepa siberiana donde el hielo mata todo intento de acercamientos.
Mis ansias de alma sedienta de calor humano muere en cada estancia de este inhóspito paraje donde la tierra es infértil…Tengo sed, mucha sed de amor y me atormenta el alma al no saber si detrás del invierno viene la primavera ¿Sin él, algo tiene sentido? me pregunto si acabar con este amor maldito  servirá para algo, ¿Renaceré de las cenizas cual Ave Fénix? me atormento, me desmorono y me alcanza la inmensa necesidad de acabar con todo y matar la rosa con espinas cortándola de raíz ¡No lo sé! ¡No estoy segura! ¡Todo me extermina!  Me anulo y me arrastro.
Busco en la fuerza del mar, en la olas al estrellarse en la arena y no encuentro nada, tan solo poseo la experiencia del agua que me da a beber, es salobre y amarga, sus manos no me calman mí sed, necesito un manantial de aguas puras, cristalinas, este lo tengo dentro de mí, solo querría aprender a tirar de la cuerda, saciarme, cosa que no me enseñaron, lo único que me enseñaron es a pedirla prestada.

Un cantar suave y mecedor en los sueños vespertinos, me arrulla, me indica el recuerdo que no son mis rodillas lo que causa tal dolor, es esta tierra donde no encuentras aquello que un día buscaste con tanto ahínco, lo que te destroza tú cuerpo y  alma, un día no muy lejano serás capaz de  sacar fuerzas de flaquezas, hoy por hoy sabes que es la única postura que en estos momento puedes tener, hasta que llegue la hora cero, la de las brujas y por un resquicio de la ventana entrara un jilguero para decirte ¡Ahora es el tiempo, huye, escapa! mira la señal que entra fugaz por el resquicio de la esperanza, para poder alzarte del lugar donde estas atrapada…Salir a gatas a escondida para no despertar la fiera dormida, es la única forma que tienes para escapar de este desatino. Entonces me quitare los zapatos de tacones de aquella fiesta ¡Sí, los que te pusiste en noche dorada! Con ellos encontraste la fórmula mágica para taparte los ojos para no ver lo agridulce que te rodeaba ¡tú lo sabias! pero elegiste dejártelos puestos, intuías que al llevar tacones altos, la huida sería mucho más lenta,  tenías miedo de lo desconocido, es la disculpa que encontraste para estar mucho más quieta…
Me agobia no saber a dónde ir ni a donde llamar, cuando me reciban con la puertas entreabiertas y me den por respuesta ese toro enjaulado que es para mí un ¡No! ¡Está loca! ¡Dejaras al hombre de tu vida ¿De mi vida dice? termino por no entender nada yo simplemente quiero buscar la verdad ¡Mi verdad! Alguna mañana luminosa ¡tú muy bien lo sabes! entrará el jilguero azul, el que tanto esperas, es cuando tendrás que empezar a batir la alas y luchar con todos y contra todos, incluyéndote a ti misma…Gritaras fuerte, alto y claro ¡Estoy dispuesta a ello! tendré que pagar alto precio pero ahora tan solo lo que importa es la libertad de las gaviotas.

Cuando el ocaso llegue a su fin,  por lo menos sabré, que  hice  todo lo posible para cambiar todas mis circunstancias, saliendo triunfal, sin llevar puestos los zapatos dorados de tacón alto.

 

 

zapabarra

 

 

Autora: Purificación Ríos Torres.
copyright© Purificación Ríos Torres (Barcelona) 2007



 

 

 

 

zapaanterior

  zapasiguiente

zapasagrada

 

 

 

 

Email

Contacto

 

librovisitas

Libros de Visitas  

 

Autor Músical: Shardik
Versión: Hutu
Tema: Elegía